Transporte en Milán: Aventuras y desventuras en el Tren

He vuelto a la vida milanesa, a la del movimiento, a la de ir a trabajar, a la de ver a las personas correr de un lado a otro frenéticamente, a la de los cafés a media mañana, a la de tren y metro, a la de “biglietto settimanale per favore”… hoy he vuelto a trabajar en Milán

Ha sido una mañana un tanto accidentada, para qué vamos a engañarnos… y eso que me conozco el destino fenomenal gracias al año pasado, pero un pequeño despiste ha hecho que se desbarajustara un poco todo por culpa del tren. Hoy os voy a hablar del tren y mis aventuras en él. Es una medio de transporte muy importante en mi vida y mis recuerdos en Milán ya que lo he usado mucho y puedo afirmar que algo lo conozco.

En general los trenes en Milán funcionan y cumplen su cometido, te llevan de un sitio a otro, y no lo hacen del todo mal para lo que yo me esperaba, pero tiene sus complicaciones, como todo.

Billete semanal de tren

Billete semanal de tren

Para poder montarte en el tren lo primero que debes hacer es ir a comprar el billete, y en estaciones como la mía en Lissone no será a través de una máquina expendedora ni de un taquilla, será a través de la cafetería de la estación, donde un hombre ,a veces amable y a veces no, te da al lado de donde venden las golosinas y el tabaco tu billete. Esto es muy divertido sobre todo los lunes, cuando la mayoría de gente compra el “biglietto settimanale” (billete semanal) y se hace una cola enorme en la cafetería.

En mi caso y después de echar muchas cuentas, lo que mejor me sale es el comprar ese “settimanale” que por un módico precio de 13 euros con algo, me permite viajar dos veces al día todos los días de la semana (o eso creo, porque no me ha quedado nunca claro si lo puedo usar también el sábado y el domingo si ya lo he usado todos los otros 5 días entre semana, es decir no se si es de 10 o 14 viajes. Ya investigaré más a fondo).

Máquina donde validar el tiquet del tren

Máquina donde validar el tíquet del tren

La primera vez que yo solita cogí el tren no tenía ni remota idea sobre qué tenía que hacer con el billete así que por invención propia me pensé que si lo llevaba simplemente en el bolsillo y me lo pedía un revisor, con eso bastaba. Craso error amigos! Este tiquet hay que validarlo, y eso se hace en unas maquinas amarillas que a mi me recuerdan a los años 60 donde metes tu tiquet y te lo marca. Cuando me di cuenta de que había que hacer esto en el andén de la estación era demasiado tarde así que fui con mucho mucho miedo a mi destino.

Después de tan mal trago, pensé que cada vez que me montaba en el tren tenía que pasar por el andén y validar el billete. Otro craso error amigos! El billete semanal se valida al comienzo de la semana y listo. ((Esto me deja alucinada porque entonces puedo coger miles de trenes a la semana sin que el revisor lo sepa))

Otro de los crasos errores que he cometido con los billetes y el tren es pensar que en todos los andenes estaba la maquinita amarilla, ya que NO LO ESTÁ! Imaginaos mi cara una vez que llegué al andén de enfrente de la estación de Lissone para coger el tren en una dirección opuesta a la que suelo usar y me encuentro con que la maquinita amarilla no está. ((CARA DE PÁNICO TOTAL ya que venía ya mi tren)) En fin… me tuve que colar sin validar mi tiquet a pesar de haberlo comprado… Nunca nadie me pilló sin billete, pero amigos, hay revisores. Yo no he visto muchos pero con la mala suerte que tengo el día que me cuele me pillan seguro.

Un tren en la estación Porta Garibaldi

Llegada del tren en estación Porta Garibaldi

Los trayectos del tren desde donde yo vivo a Porta Garibaldi (lugar donde coger el Metro) son muy verdes así que me hace mucha gracia, y por fuera (menos alguno nuevo que he visto) son bastante antiguos así que siempre tengo la sensación de estar en una película de años pasados.

El interior de los trenes está mejor de cómo son por fuera pero tienen un serio problema: en verano, con el calor asfixiante y húmedo de Milán, la mitad de los vagones tienen roto el aire acondicionado… eso es absolutamente insufrible, ABSOLUTAMENTE INSUFRIBLE!!

Por último,

Imagen del interior de uno de los trenes

Interior de uno de los trenes

os hablaré de mi lugar favorito de todo el trayecto del tren: volver del trabajo, llegar a Porta Garibaldi con el metro y empezar una carrera supersónica por toda la estación.

Yo no se qué ocurre en esa estación pero es salir por el vagón del Metro y la gente comienza una carrera a contrarreloj por todas las instalaciones!! Es muy divertido! Al principio alucinaba un

poco con que todo el mundo fuera con tanta prisa, pero al final yo también voy como una loca descarriada por la estación, chocándome con la gente, apartando a unos y a otros con el codo con tal de llegar al lugar deseado, en mi caso, el panel de los horarios de los trenes. Ese es el lugar de meter el freno. Madre mía! Cuántas carreras me habré echado y me voy a seguir echando por esos pasillos hasta llegar al panel de los horarios, ver cuál es tu anden de los veintitantos que hay y salir a toda mecha a tu tren-sin-aire-acondicionado. Qué bonitos recuerdos!!

Panel informativo trenes milán

El panel de anuncio de los trenes

Pasillo de estación Porta Garibaldi

Cuántas carreras me he echado por aquí

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: