Los mosquitos acabarán conmigo

Picaduras varias

Picaduras varias

No he dormido nada esta noche… eran las 4 y media de la mañana y yo seguía despierta dando vueltas en la cama. ¿Ha sido culpa del colchón? No. ¿Ha sido culpa de los trenes que se oían pasar? No. ¿Ha sido culpa de que no tenía sueño? No, de hecho estaba cansadísima. ¿Ha sido culpa de Mr. Paulson? No. La culpa la tiene este calor húmedo de Milán que se hace asfixiante y la consiguiente aparición de los ya conocidos por mi “Zanzare”, es decir, mosquitos de toda la vida.

Milán está plagado de mosquitos. No es que haya muchos y yo esté quejándome por quejarme. Esta ciudad vive una infestación de mosquitos de todos los tipos cada verano. El año pasado ya me demostraron de lo que eran capaces esos míseros insectos… pues desde hace unos 10 días, ha vuelto la gran temporada de mosquitos.

Picadura grande

Picadura grande

Milán está en la que llaman aquí “pianura padana”, que suena muy bonito pero viene a decir que se concentra toda la humedad del mundo en esta región. A eso súmale unos inviernos no tan fríos últimamente y súmale el calor que hace en verano por estos lares… ¿qué tendrás como resultado? Una invasión en toda regla de estos malditos que han puesto en jacke a lo que vendría a ser la presidencia de la Comunidad de Milán. Si por curiosidad entras en la web oficial del “Comune di Milano” te encontrarás con varias recomendaciones y explicaciones sobre los mosquitos, lo que me demuestra que es un problema grave cada año. Para que os hagáis una idea, han tenido que crear una iniciativa llamada “Lotta integrata” que cada año tiene como objetivo la prevención y eliminación de la plaga de mosquitos. El año pasado tuvieron una buenísima idea que consistió en instalar 400 casitas de murciélagos en los parques de la ciudad para que los chupasangre por excelencia se comienran a los chupasangre de segunda, los mosquitos. Ha debido de funcionar bien porque este año instalan otras 100 casitas. Así que ahora tenemos por aquí invasión de mosquitos e invasión de murciélagos!! Biennn!!!

Cierto es que llevan en la tierra cerca de 70 millones de años y cierto es que aquí se dice “le zanzare ci sono sempre state” (Los mosquitos siempre han estado), pero es un sufrimiento insoportable.

Los milaneses hasta los años noventa habían tenido que lidiar con el mosquito Culex, que es un tipo  que resulta que es de los más resistentes y no muere al terminar de poner los huevos. Normalmente debería de morir (tened en cuenta que sólo pican las hembras que son las que necesitan la sangre para hacer crecer los huevos) pero las malditas Culex están consiguiendo sobrevivir todo el invierno y volver con ganas en cuanto llega el calorcito. Tócate un pie!

Mosquito tigre

Mosquito tigre

Pero no contentos con eso, desde los años Noventa se ha instalado por la zona como si fuera su casa ese malvado y terrorífico mosquito tigre desde su Asia natal. Ese que es agresivo a más no poder, ese que es invencible! ese que sólo el nombre ya te da miedito y no quieres  ni imaginarte lo que es una de sus picaduras. Pues si venís a Milán, no os preocupéis que lo vais a experimentar (hay que tener experiencias de todos los tipos en esta vida 😉 ). El mosquito tigre pica de día, así que los murciélagos que han traído no valdrán para nada contra ellos, y no pica de cualquier forma… pica con chulería… te deja una zona inflamada enorme, que pica a morir, que duele y que no se va en días y días… Este es el efecto que deja nuestro querido amiguito.

Crema para picaduras y Matamosquitos

Crema para picaduras y Matamosquitos

Ayer, con el calor infernal, tuvimos que abrir las ventanas (no tenemos aire acondicionado)… y claro… me agredieron los tigretones estos… el caso es que entre el otro día en el parque que me picaron y anoche, tengo como 7 u 8 picaduras estupendas que no me dejan vivir y que tienen mi pierna como un cuadro de Picasso… vamos, que me da hasta vergüenza ponerme pantalones cortos. No me ha quedado más remedio que tomar acciones así que me he ido directita a la farmacia a comprar una crema y al supermercado a comprar lo de los enchufes antimosquito (incluídos los tigre) para poder dormir esta noche.

Para acabar confesaré que los mosquitos no es el único animal que está declarándome la guerra. A veces tengo la sensación de que los animales en Milán me están mandando una clara señal de rechazo ya que el otro día fuimos a visitar el Cementerio Monumental (del cual escribiré en cuando pueda porque es estupendo) y puse mi piececito en un hormiguero. Claro, las hormiguitas empezaron a subirse por mis pies y literalmente empezaron a MORDERME! Las hormigas de Milán son peores que las de la Marabunta!! No veas cómo muerden las malnacidas.

Anuncios

6 comentarios

  1. Jajajajjajajajajaaja, me matas Saray!!!! Lo que no te pase a tí no le pasa a nadie!!!!!! Jajajajajajajajaja.

    Por cierto, monísimas tus zapas de andar por casa :p

    1. jajajja, me encanta que te hayas fijado en las zapas. Stilo Primark total pequeña 😉

  2. Me quedo con lo de que hay que experimentar todo en esta vida pra consolarme. Pican hasta a través de la ropa, cosa que yo no había visto nunca, siendo una de las afortunadas pasto de mosquitos por donde quiera que voy, Incautos de nosotros, cenamos cerca del duomo, con calcetines que nos habían avisado y tengo el pie como un plato de lentejas. Suerte en Milán

  3. Acabamos de llegar de Milán y venimos comiditos por los mosquitos. ¡Terrible! hinchazones a lo bestia.

    1. hahahah, ayyy qué bien conozco esa sensación! Es una pesadilla y eso que este año con el mal tiempo que está haciendo en Milán no hay tantos como otros años así que imagínate años anteriores! 😉

  4. Malasangre (A+) · · Responder

    Horroroso Milán. Mucha capital de la moda mundial y con gran tejido industrial pero turísticamente una pifia, no hay nada que ver: Un castillito, una catedral y todo el resto igual que otra ciudad cualquiera a la que no merece visitar tras coger un avión salvo por trabajo o compromisos.

    Sicilia, Roma, Toscana, Venecia, etc …cualquier punto de Italia menos Milán, no vengáis.

    Hasta hay mosquitos en los restaurantes de cierta etiqueta, un asco. Creo que proceden de los arrozales del cinturón periférico agrícola de Milán, es como Vietnam o Camboya, hay una humedad ambiental bochornosa que incluso me provocó un tipo de sudoración que no experimenté nunca en España, esto es, nunca mojé una camisa en los sobacos pero en Milán lo hice hasta en la espalda. Un asquito.

    Acribillaron a mi mujer que es de piel blancucha y tuvo decenas de picaduras con hinchazones pero a mí no, por mi mala sangre que he heredado. Cosa que poca ventaja me dió porque los sansara o como carajo le llamen los espagueti nos arruinaron las vacaciones igualmente y escapamos antes de lo previsto. Si vais a Milán id vacunados contra la malaria, el paludismo, el dengue, la zika y su puta madre porque os picarán hasta en el prepucio, pucio y postpucio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: