Probad la Fiorentina antes de morir

No diré que soy una loca de la carne porque no sería verdad, pero claramente me gusta la carne incluso aunque a veces me pueda cansar de comerla. Sin embargo, queridos amigos, el día que pruebas una buena Fiorentina todo cambia en tu vida. Es como un antes y un después en la relación que puedas tener con la carne en general.

Dos de las Fiorentinas

Dos de las Fiorentinas

La bistecca alla fiorentina es un enorme trozo de carne del solomillo de ternera o buey con el hueso incluído, y cuando digo enorme es que fácilmente son 4 dedos de altura del filete, que es originario de la zona de la Toscana. Según Wikipedia, su nombre viene obviamente de Florencia (Firenze) donde en la fiesta de San Lorenzo (10 de agosto) la familia Medici tenía por costumbre  dar carne de bovino a la población con el encendido de la ciudad para tales fechas.

Normalmente se hace a la plancha y tiene su secreto o eso descubrí yo este fin de semana cuando nos hicimos con 3 enormes fiorentinas para cenar en la montaña. Según entendí se debe dejar 4 minutos por cada lado y otros 4 para cada lateral de la carne. De esta manera el filete quedará hecho por fuera pero crudo por dentro ya que no se puede hacer más, si la haces más dejaría de llamarse Fiorentina y sería un delito propio de arresto para los italianos.

Listas en la plancha

Listas en la plancha

A mí la carne cruda no me gusta mucho pero cuando me pusieron delante la Fiorentina ya troceada, con ese color rosa de la carne, y la probé… vi un arcoiris recorriendo la habitación. No exagero amigos. Fue una sensación de felicidad, un momento de éxtasis culinario, de levitar en la silla… indescriptible. Y ahí es cuando te das cuenta de que la buena carne, la buena de verdad, se puede comer cruda y es una maravilla.

La Fiorentina en cualquier restaurante italiano te podrá salir por un riñón y medio, aunque yo más bien diría que mejor deja medio cuerpo para pagarlo. El filetito servido te puede salir sólo el plato por 40 – 60 euros. Depende del sitio y de la calidad de la carne. Por eso nosotros que somos más listos la hicimos en casa. La carne la compramos en Bormio mientras subíamos a los Alpes, en una carnicería llamada “Lumina” que Mr. Paulson conocía bien, y no decepcionó el resultado. La carne era buena y pagamos por casi dos kilos de carne en 3 filetes 43 euros, lo cual no es nada caro.

Fiorentina fileteada con patatas al horno

Fiorentina fileteada con patatas al horno

Mi consejo es que si podéis probarlo aunque sea una vez en la vida, lo hagáis. Y si puede ser en vuestras casas con una buena pieza de carne de un negocio que os de confianza HACEDLO!! No os arrepentiréis ;-).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: